Cómo transportar el sofá en una mudanza

Llegó la hora de cambiar de casa. Por delante días de mucho estrés donde debemos estar pendientes de infinidad de cosas, ¡las mudanzas pueden convertirse en eternas! Con organización y paciencia no debemos porque tener ningún problema. Y sobre todo si sabemos cómo transportar alguno de nuestros muebles más grandes, entre ellos el sofá. ¡Toma nota!

De todos los muebles que tenemos en casa sin duda el sofá es uno de los más aparatosos y que más nos preocupa a la hora de hacer una mudanza. Puede ocurrir que no sepas cómo desmontar un sofá, por ello es importante que sean profesionales quienes lleven a cabo esta tarea si no quieres tener problemas luego a la hora de volver a montarlo o provocar algún que otro desaguisado. Si vas a realizar una mudanza pero no sabes cómo transportar el sofá, te ofrecemos una serie de útiles consejos…

Lo primero que debemos tener en cuenta es prestar especial interés a su embalaje y las maniobras a llevar a cabo durante la mudanza, sobre todo si tenemos un sofá muy grande y vivimos en una casa o piso donde el ascensor, los pasillos y las escaleras son estrechos. Un mal movimiento podría dañar para siempre la estructura y fisionomía del sofá. ¿Cómo protegerlo, empacarlo y transportarlo en una mudanza?

Consejo de mudanzas con sofás

1. Embala el sofá. Que no te queda duda que esta es la mejor manera para protegerlo de posibles daños. Usa plástico tipo film o bien plástico acolchado. También puedes usar mantas y une todos los lados con cinta adhesiva.

2. Quita los cojines o cabezales y cualquier parte fácil de quitar y poner y transpórtalas manualmente quitándolas del sofá. Más que nada porque así será mucho más fácil a la hora de hacer una mudanza del sofá sin la voluptuosidad de estos complementos.

3. Puedes elevar el sofá encima de una mesa fuerte o de cajas y proceder a envolverlo de manera inteligente y segura sin que ninguna parte quede al descubierto. También lo protegerás de hongos, polvo… típico en una mudanza.

4. Llega el momento de ver qué hacemos con las patas. Si se pueden quitar, hazlo cómo no. Será mucho más fácil. Si no, fórralas con cartón y cinta adhesiva para que no padezcan durante la mudanza ni tampoco las paredes de tu casa, tanto la de origen como la de destino.

5. Intenta en la medida de lo posible que la mudanza siempre se haga con el sofá sin desmontar por piezas cara a evitar errores posteriores a la hora de montarlo cuando llegues a tu nueva casa.

Recuerda, tu sofá aunque es un mueble robusto también es una pieza que requiere de cuidados y atenciones en este tipo de acciones. ¡Ninguna mudanza es fácil!

deja un comentario

Asegúrese de introducir la información (*) requerida donde se indica. No está permitido el Código HTML.

Sportbook sites http://gbetting.co.uk/sport with register bonuses.

Madrid