Sofá de piel o sofá de tela, ¿qué sofá comprar?

Elegir entre un sofá de piel o uno de tela para nuestra casa suele ser una misión complicada. El mercado nos ofrece una amplia variedad de modelos y tamaños pero generalmente la duda principal suele ser si decantarnos por el de piel o por el de tela. Al final casi siempre acabamos optando por lo más económico pero sería recomendable tener en cuenta las propiedades de ambos tejidos antes de decidirnos.

Normalmente se suele optar por sofás con colores lisos y sin estampados. Lo bueno de optar por colores neutros es que son más fáciles de combinar en cualquier estancia de nuestro hogar. Este año el gris ha sido uno de los colores más demandados en cuanto a sofás y el color mostaza, verde oliva y azul marino también han destacado. También ha aumentado la tendencia a preferir un sofá cómodo por encima de uno de diseño. Otro tipo de sofás que han causado sensación en el público son los de estilo industrial.

Cuando vamos a comprar un sofá de piel podemos encontrarnos con diferentes tipos de pieles. Los que están hechos con piel de anilina son muy suaves pero también enormemente delicados. También existen los de piel pigmentada que tienen una gran resistencia y son muy fáciles de mantener. Otra variedad existente son los de piel de semianilina, que sería un término medio entre los otros dos mencionados anteriormente. También existe la posibilidad de optar por piel de imitación, la cual es difícil que llegue a arrugarse y posee una gran resistencia.

Lo bueno de comprar un sofá de piel es la gran elegancia que va a aportar a la estancia donde lo coloquemos. Este tipo de sofás resaltan en cualquier lugar y son un ejemplo de elegancia y distinción. Al ser resistentes no vamos a tener que preocuparnos del paso del tiempo sobre ellos y en cuanto a su limpieza con un pequeño trapo empapado con agua bastará.

Si optáramos por un sofá de tela tendríamos disponibles numerosos modelos y muy económicos. Lo bueno de estos sofás es que no dan sensación de calor en verano ni de frio en invierno por lo que su temperatura es agradable todo el año. Al estar hechos de tela son muy suaves y su comodidad es absoluta. Si estamos tumbados en ellos y nos apetece movernos hacia otro lado no van a crujir. Como son muy acogedores dan ganas de no levantarse de ellos. Tampoco nos olvidemos que el sofá de tela no va a recoger pelos de animales ni ácaros, algo importante para nuestra salud.

 

 

deja un comentario

Asegúrese de introducir la información (*) requerida donde se indica. No está permitido el Código HTML.

Sportbook sites http://gbetting.co.uk/sport with register bonuses.

Madrid